Epilepsia tratamiento

Cerca de 35 millones de personas carecen de acceso a tratamiento médico para la epilepsia apropiado  debido a que no existen los servicios médicos o porque la epilepsia no es percibida como un problema médico tratable.
El tratamiento médico de la epilepsia se orienta al control de las crisis convulsivas. El 80% de los pacientes epilépticos pueden controlar sus crisis, pero el 20% restante debe ser tratado con base en cirugía (escisión quirúrgica del foco epiléptico). Existen además manejos alternos como la estimulación del nervio vago, dieta para epilépticos, etc.

Respecto al manejo de medicamentos antiepilépticos, se recomienda administrarlos durante un periodo de 4 años para reducir las crisis convulsivas: el éxito terapéutico se da cuando hay menos de 1 crisis por año, después de este lapso puede reducirse progresivamente la dosis de medicamentos hasta suspenderlos.  En un 60 % de los casos el resultado es exitoso, sin embargo el 40% restante deberá repetir el esquema ante la reincidencia de convulsiones.  

Terapia del nervio vago

La Terapia del Nervio Vago o VNS por sus siglas en inglés, se indica como complemento del tratamiento farmacológico para reducir la frecuencia de las crisis convulsivas en adultos y adolescentes mayores de 12 años que sufren de convulsiones que no han podido ser controladas por los medicamentos o que experimentan efectos secundarios intolerables.
En el mundo, más de 45,000 personas han recibido Terapia del Nervio Vago para el tratamiento de la epilepsia.

La Terapia del Nervio Vago consiste en una cirugía en la que se inserta en la parte posterior del cuello un dispositivo generador de energía eléctrica (similar a un marcapasos) y un cable delgado y flexible. Una vez activado, el dispositivo envía un estímulo eléctrico de 30 segundos de duración cada 5 minutos.

El Nervio Vago es una vía de comunicación entre el cuerpo y el cerebro, actuando principalmente en las conexiones de dopamina, por lo que el estado de ánimo del paciente mejora al poco tiempo de tratamiento.
 Al aplicar la estimulación del Nervio Vago se envían estímulos eléctricos al cerebro que ayudan a prevenir las señales anormales que envía el cerebro antes de que ocurran las crisis convulsivas.
Debido a que se instala un dispositivo en el paciente, la descarga eléctrica se realiza automáticamente a intervalos regulares durante todo el día por lo que no hay necesidad de preocuparse por olvidar una dosis o perderse una cita médica debido a otras actividades.

La Terapia del Nervio Vago se recomienda a como tratamiento a pacientes con epilepsia que no son candidatos para una cirugía o para aquellos cuyas crisis convulsivas no se pueden controlar con medicamentos.
La estimulación del nervio vago puede detener las crisis convulsivas o reducir su intensidad o frecuencia. Además no produce los efectos secundarios de los medicamentos anticonvulsivos ni afecta la ingesta de otros medicamentos.

Muchos pacientes con VNS indican que con el tiempo los resultados han sido más eficaces, reduciendo o suspendiendo definitivamente los medicamentos anticonvulsivos.
Antes del VNS muchas personas con epilepsia afirmaban tener que pasar el resto del día recuperándose después de una crisis convulsiva. Y después de la implantación, afirman haber mejorado de modo que si aún presentan crisis pueden reanudar sus actividades en un periodo breve.
En general, los pacientes con un VNS indican que les ha ayudado a mejorar su calidad de vida.


Clinica de Epilepsia 
Hospital HMG Coyoacán. Consultorio 1017 
Av División del Norte 3395 
Colonia De La Candelaria 
CP. 04370 Ciudad de México, Distrito Federal
Tel: 01 55 5338 0700 ext. 1017