Qué es la epilepsia mioclónica juvenil

También conocida como el Síndrome de Jans, la epilepsia Mioclónica Juvenil (EMJ) es un tipo de epilepsia de la cual se desconoce su causa que se caracteriza por ataques que provocan sacudidas involuntarias de las extremidades, principalmente de las piernas. Este tipo de sacudidas afectan todo el cerebro cuando suceden, sin embargo la persona que sufre el ataque no presenta pérdida del conocimiento.

Este no es el tipo más común de epilepsia, sin embargo es común, y suele responder bien a los tratamientos médicos anticonvulsivos. Hay ciertos detalles de esta enfermedad que la ayudan a distinguirse de los otros tipos, como los ataques matutinos, la edad en la que se desata la enfermedad, insomnio y problemas psicológicos específicos. A decir de los médicos esta es una enfermedad que generalmente tiene un pronóstico bueno y responde muy bien a los tratamientos.

La EMJ no es una enfermedad que esté ligada a tumores cerebrales o encefalitis, es una enfermedad de la que hasta ahora no se conoce la causa exacta, sin embargo aproximadamente un tercio de los pacientes con epilepsia mioclónica juvenil tienen historial familiar positivo en epilepsia. Generalmente para lograr un diagnóstico correcto de esta enfermedad, se debe acudir a la clínica para las pruebas de rutina que detectan el tipo y gravedad de la epilepsia que ataca. Generalmente la EMJ se caracteriza por:

  • Síntomas que comienzan en la adolescencia con mioclonías (sacudidas involuntarias) en la mañana.
  • El paciente no pierde la conciencia al sufrir el ataque y la inteligencia no se ve afectada
  • La privación del sueño y el estrés emocional son factores que favorecen la presentación de las crisis.
  • Las sacudidas son arrítmicas, breves y bilaterales.
  • También se presentan con la foto estimulación y el consumo de alcohol.

Para lograr diagnosticar esta enfermedad es necesario someter al paciente a estudios como Electroencefalograma que utilice el procedimiento de privación del sueño y foto estimulación. Generalmente esta enfermedad se puede tratar con Ácido Valpróico y/o acompañado de otros medicamentos anti convulsivos.

Se recomienda que mientras se lleva a cabo el tratamiento se evite el manejo de maquinaria pesada y la práctica de deportes como la natación. No hay que temer a esta enfermedad ya que no es muy difícil de controlar y el 80 por ciento de las personas que se tratan, pueden llevar una vida completamente normal.