Los 10 mitos más comunes de la epilepsia

A pesar de los avances médicos y la gran difusión de información, mucha gente aún cree en varios mitos sobre la epilepsia, lo que no sólo dificulta el tratamiento de epilepsia sino las relaciones del paciente epiléptico con el entorno que le rodea, desde sus compañeros escolares (quienes escuchan lo que sus papás o familiares opinan) hasta los compañeros de trabajo o posibles jefes al acercarse a pedir empleo. A continuación les contaremos los 10 mitos más frecuentes sobre la epilepsia.

  • Mito 1. La epilepsia es discapacitante

De la mano con que la epilepsia es incurable; ambas ideas son falsas, es verdad que en la infancia hay síndromes epilépticos que los hacen muy dependientes de sus familiares y sólo en los casos en que ocurrió un daño cerebral a causa de las crisis convulsivas, la epilepsia no es una enfermedad incurable. Puede controlarse con cirugía, medicamentos y buenos hábitos, lo que hace que muchos pacientes vean disminuir sus convulsiones poco a poco hasta incluso desaparecer.

  • Mito 2. La epilepsia es una enfermedad sólo de adultos (o sólo de niños)

La epilepsia afecta a todos los grupos de edad, es un padecimiento que se presenta en recién nacidos, escolares, adolescentes, adultos e incluso en la tercera edad; si bien la mayor incidencia ocurre en menores de 15 años. Las causas de la epilepsia (que no son congénitas) pueden ser traumatismos cerebrales, anoxia, tumores o infecciones cerebrales, toxicológicas (por consumo crónico de alcohol o exposición a ciertos metales), entre otros que pueden causar crisis epilépticas a cualquier edad.

  • Mito 3. La adolescencia y los cambios hormonales empeoran la epilepsia

No. Existe un tipo de epilepsia llamado “epilepsia mioclónica juvenil o Petite Mal” que suele presentarse entre la pubertad y la adolescencia -y que puede presentarse incluso en la tercera edad-, y se caracteriza por sacudidas mioclónicas bruscas en las manos, bilaterales o repetitivas que ocurren por las mañanas; sin embargo otros tipos de epilepsia infantil desaparecen al llegar la adolescencia.

  • Mito 4. La llegada de la menstruación empeora las convulsiones

De la mano con el punto anterior, pero específico para las pacientes femeninas. Algunos síndromes epilépticos pueden presentarse cuando la menstruación se acerca o durante el periodo de sangrado, esto se relaciona con los niveles hormonales y se conoce como epilepsia catamenial. Sin embargo no es una regla, no todas las mujeres son iguales, y menos las mujeres epilépticas.

  • Mito 5. La epilepsia “mata las neuronas”

Recordemos que hay muchos tipos de epilepsias y muchos tipos de crisis convulsivas, algunos pacientes epilépticos pueden llevar una vida completamente normal pues su enfermedad tiene muy buen pronóstico y el tratamiento adecuado que mantiene controladas sus crisis. Lo que es cierto es que las crisis convulsivas que se prolongan por varios minutos o que duran muy poco pero se repiten continuamente en un lapso de menos de 30 minutos sí pueden ocasionar lesiones cerebrales, este trastorno se llama Status epiléptico y el paciente debe llevarse inmediatamente al servicio de emergencias de su localidad.

  • Mito 6. Algunos medicamentos anticonvulsivos son más fuertes que otros

Los medicamentos para reducir y controlar las convulsiones epilépticas tienen efectos secundarios, todos ellos sin excepción. El neurólogo debe explicar muy bien al paciente y a su familia qué efectos tendrá el medicamento indicado y la forma de monitorearlos; sin embargo hay medicamentos que sientan mejor a los tipos de convulsiones de cada paciente por lo que los efectos secundarios los viven de distintas formas.

  • Mito 7. Una persona epiléptica debe llevar una dieta especial

El surgimiento de dietas como la cetogénica y su gran popularidad, ha causado confusiones a los pacientes que buscan soluciones milagrosas y sin medicamentos. Sin embargo es muy importante no abandonar el tratamiento prescrito por el médico y llevar una alimentación saludable y balanceada, evitando sólo el consumo de alcohol, cigarrillos y drogas; a menos que su neurólogo le prescriba una dieta especial no debe restringir alimentos por su cuenta.

  • Mito 8. Un niño con epilepsia no debería ir a la escuela

O un adulto epiléptico no debería trabajar, ambas sentencias son falsas pues la epilepsia no ocasiona discapacidad ni retraso mental. Un paciente epiléptico puede ser un buen deportista, un buen médico, ingeniero, arquitecto, etc., de hecho grandes mentes de la historia de la humanidad como Alfred Nobel, Dostoievski, Sócreates, Platón, Lord Byron y Napoléon, entre otros, padecieron epilepsia.

  • Mito 9. Mi hijo convulsionó por la fiebre y ahora será epiléptico

Falso, las convulsiones febriles son muy comunes hasta los 5 años a causa de una fiebre que no ha sido posible controlar, sin embargo no ocasionan epilepsia y se consideran benignas. Esto no significa que no sean importantes, si nuestro pequeño hijo tiene fiebre es muy importante disminuirla y llevarlo de inmediato al médico antes de que el proceso infeccioso causante de la fiebre se desarrolle y cause más problemas.

  • Mito 10. Mi hijo no debe salir a jugar porque tiene epilepsia

La sobreprotección a nuestros hijos afecta su desarrollo afectivo pues los niños necesitan tener amigos, jugar y aprender de forma lúdica. Si el pequeño tiene tratamiento médico puede tener amigos y divertirse aunque siempre es importante informar a maestros, padres de amigos y familiares sobre las condiciones de salud de nuestro hijo y las formas de auxiliarlo en caso de que tenga una convulsión.